La banda sonora de sus viajes navideños

utilitario

Antes no tenía elección en Navidad. La única forma de crear una banda sonora navideña para sus viajes era llenar la guantera y las bolsas de las puertas con CD recopilatorios, cada uno de ellos con quizás una o dos canciones que realmente quería escuchar. Algo que distaba mucho de ser ideal, en particular para los dueños de pequeños coches urbanos y utilitarios de cinco puertas con poco espacio para guardar cosas.

Más compacto que los elfos de Santa Claus

Las tecnologías modernas permiten transmitir fácilmente listas de reproducción desde su smartphone u otro dispositivo móvil compacto directamente al sistema de sonido de su nuevo coche pequeño. Entonces, ¿por qué no llevar su música navideña favorita consigo en todos sus viajes de Navidad? Aquí tiene 12 selecciones en las que puede inspirarse.

Regalos muy dulces

Eight Days of Christmas, Destiny’s Child: el grupo de Beyoncé hace un recuento de los regalos que necesitan de sus hombres. No hay duda de que le hará gastar a manos llenas si va camino de la tienda.
Santa Claus Is Coming To Town, The Jackson Five: Michael y sus hermanos, reunidos por Motown, relatan el viaje del hombre de rojo y se preparan para su llegada.
Winter Wonderland, Darlene Love: un clásico de 1963 donde las cuerdas, metales y voces abren líneas brillantes como los neumáticos en la nieve.

Interludios desde el alma

Santa Claus Goes Straight To The Ghetto, James Brown: cuando esté atascado en el tráfico navideño, esta melodía con conciencia social le ayudará a mantener la calma.
Merry Christmas Baby (Otis Redding). El rey del soul da lo mejor de sí mismo, con el añadido de los cascabeles. Ideal cuando va a casa en busca de su amado/a.
Ave Maria (Luciano Pavarotti). Un rezo latino al compás de la bonita melodía de Schubert. Arrollador, majestuoso y lleno de matices, como los campos nevados pintados por el atardecer a través del parabrisas.

Celebraciones estridentes

I Won’t Be Home For Christmas, Blink-182: la frenética historia de un duendecillo alborotador con un bate de béisbol. Seguro que hará las delicias de los adolescentes en el asiento trasero.
Run Rudolph Run, Chuck Berry: los renos salen a la carretera con el presidente del rock and roll a las riendas. Una canción imprescindible para acortar el tiempo entre paradas.
Merry Christmas (I Don’t Want To Fight Tonight), The Ramones: un sarcástico llamamiento a la armonía navideña de 1987. Fantástica para despertar a los niños en el asiento trasero después de un largo viaje.

Momentos apacibles

White Christmas, Lady Gaga: si los pasajeros más pequeños están cansados o hiperactivos, confíe en la versión susurrada del mayor sencillo de la historia interpretado por su cantante favorita para restablecer un poco de calma.
Santa Baby, Eartha Kitt: la material girl original repasa lo que espera encontrar en su saco. La inspiración ideal si conduce en busca de regalos lujosos.
The Christmas Song, Nat King Cole: las «castañas tostándose en el fuego» nunca han sonado tan atractivas como al doblar la última esquina para llegar a casa después de un largo viaje.

Dejar respuesta