Solicita una prueba de conducción antes de comprar tu coche

Solicita una prueba de conducción antes de comprar tu coche

Si ha llegado el momento de cambiar de vehículo, seguramente ya estés barajando algunos modelos que encajen con tu estilo de vida o con cómo te gusta conducir. Tenemos que decir que esto también puede suceder si queremos comprar un coche de segunda mano, pero dependiendo de con quién tratemos tendremos una experiencia u otra.

Buscar coches de segunda mano en internet no suele ser buena idea, y menos si son de particulares. Nadie nos asegura que una vez que hayamos comprado ese vehículo que nos gusta el vendedor vaya a responder si hay futuras averías que ya el coche tenía o que el coche esté en las condiciones que él nos asegura. Hertz, la compañía de alquiler de coches, es una de las empresas que mejor servicio ofrecen a los clientes a la hora de comprar un coche de segunda mano. A través de su web o en alguna de sus sedes podemos conocer los diferentes vehículos que tienen a la venta, pero eso no es todo, si te apetece solicita una prueba de conducción de hasta cinco días para comprobar que el coche se ajusta a tus necesidades.

Ellos mismos te asesoran acerca de qué tipo de vehículo podría ser el que encaje mejor con tu forma de vida, y una vez que hayas solicitado la prueba de conducción te animamos a que vayas de compras, de paseo con la familia e incluso al trabajo para ver si la experiencia de conducción te satisface. Si decides comprar el vehículo la prueba de conducción será gratuita, por lo que te olvidas del alquiler” del vehículo. Otro consejo que dan desde Hertz es que lleves el vehículo a tu mecánico de confianza para que él te aconseje acerca del vehículo, nadie conocerá mejor tu forma de conducir que él.

Puede que no supieses que Hertz tiene también el servicio de venta de vehículos de segunda mano, pero te aseguramos que todas las opiniones que hay acerca de este servicio son muy positivas, tanto en el trato de los agentes como en la experiencia tras la compra.

 

Dejar respuesta